El Real Jardín Botánico Juan Carlos I de la Universidad de Alcalá, recibe en depósito un importante decomiso de cactus mejicanos en peligro de extinción

  • Los Servicios de Inspección del Soivre (Servicio Oficial de Inspección y Vigilancia del Comercio Exterior) de los Centros de Alicante y Murcia, que ejercen como Autoridad Administrativa CITES en sus respectivos territorios, han designado al Real Jardín Botánico Juan Carlos I, de la Universidad de Alcalá, como depositario final de un importante alijo de cactus extraídos de su hábitat silvestre en Méjico y decomisados en el aeropuerto de Alicante.

Los Servicios de Inspección del Soivre (Servicio Oficial de Inspección y Vigilancia del Comercio Exterior) de los Centros de Alicante y Murcia, que ejercen como Autoridad Administrativa CITES en sus respectivos territorios, han designado al Real Jardín Botánico Juan Carlos I de la Universidad de Alcalá, como depositario final de un importante alijo de cactus extraídos de su hábitat silvestre en Méjico y decomisados en el aeropuerto de Alicante.

La Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres, más conocida como CITES por sus siglas en inglés (Convention on International Trade in Endangered Species of Wild Fauna and Flora) es un tratado internacional redactado en base a la resolución adoptada en 1973 por los miembros de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (en inglés International Union for Conservation of Nature, IUCN). Su propósito es asegurar que el comercio internacional de animales y plantas salvajes no amenace su supervivencia en su medio natural. El tratado ofrece varios grados de protección (I, II y III) y cubre a más de 35.000 especies de animales y plantas.

El Jardín Botánico de Alcalá es Institución Científica CITES reconocida desde el pasado mes de septiembre con el código ES-004. El depósito en nuestra institución se ha comunicado, como indica la Ley, al Juzgado de Instrucción de Elche, que fue el que sobreseyó esta incautación, que inicialmente se depositó en un centro de recuperación del Ayuntamiento de Alicante, en Santa Faz.

Este Jardín Botánico ha sido elegido no solo por tratarse de una Institución Científica reconocida CITES sino por la dilatada experiencia de más de 20 años en el cultivo y conservación de cactus y plantas crasas. El Botánico reúne hasta la fecha una importantísima colección de estas plantas, sin duda la más importante de nuestro país, con 9.536 ejemplares entre cactáceas (1.669 especies de 129 géneros) y crasas (3.636 especies) y está especializado en la reproducción y cría de las mismas.

Se trata de algo más de 150 macetas, la mayoría de ellas con tres o más ejemplares incluidos, que fueron abandonadas en varias maletas en la cinta de equipajes del aeropuerto por los traficantes, que debieron temer ser descubiertos. En total suponen más de 500 ejemplares de al menos 12 especies distintas pertenecientes a 6 géneros botánicos (Ariocarpus, Astrophytum, Aztekium, Echinocereus, Strombocactus y Turbinicarpus). El valor de este decomiso es muy importante sobre todo por el grave daño causado al ecosistema del que fueron extraídas, al tratarse en su mayoría de plantas con la calificación máxima de protección (CITES-I), ya que muchas de ellas son ejemplares añosos y de alto valor en el mercado negro.

El Jardín Botánico de Alcalá incorpora estos ejemplares a su colección científica con el objetivo de evitar su pérdida o deterioro, manteniéndolos en sus instalaciones en las mejores condiciones para posibilitar la producción continuada de semillas con la finalidad de reintroducir nuevos ejemplares en sus lugares de origen. Uno de los objetivos es enviarlas a los jardines botánicos mejicanos de las regiones donde fueron extraídas. De esta forma se contribuiría a su reintroducción en el medio natural, cerrando de la mejor manera posible el círculo de este deleznable delito ambiental.

Estas plantas suponen también un importante aporte a la colección científica del Jardín Botánico y a su uso con fines educativos y de investigación, pues de las doce especies decomisadas dos de ellas son nuevas en dicha colección. Y todas, por ser ejemplares silvestres, son una valiosa renovación de la genética de la colección del Botánico.

A tenor de la naturaleza de las especies decomisadas, el lugar de extracción fue probablemente en algunos lugares del Norte-Noreste del país, en los estados de Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas y/o San Luís Potosí. Por ello hemos iniciado ya un primer contacto, con el Jardín Botánico “Ing, Gustavo Aguirre Benavides”, en Coahuila, Méjico, una institución dedicada a la conservación biológica, en particular de las cactáceas, ampliamente distribuidas en ese estado y con numerosas especies consideradas en riesgo máximo, lamentablemente por el expolio de los traficantes.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *